Get Adobe Flash player

Reconocimientos

Semblanza

Una Mirada...

Unicach Radio

Contador de Visitas

982956
Hoy
Ayer
Esta Semana
Sem. Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Diario
55
393
1691
439895
5462
10658
982956

Noticias

Ecología Humana: Benjaminas contra ceibas

 

Benjaminas contra ceibas

Amado Ríos Valdez                                                                

En la semana hubo un gran revuelo en las redes sociales y en diversos medios de comunicación por la tala de 10 árboles de Benjaminas (Ficus benjamina) en una rotonda de la colonia Moctezuma de Tuxtla Gutiérrez. El interés que levantó esta noticia generó una buena, una mala y una peor.
La buena es que transmite un creciente interés de la sociedad chiapaneca y específicamente tuxtleca por la defensa de sus árboles y sus espacios verdes. La mala es que en su apabullante mayoría esta ciudadanía se expresa desde el sentimiento, no desde el conocimiento y la investigación. La peor es que el debate trasciende desde la ignorancia hasta niveles de insulto que en nada ayuda al entendimiento y si, en cambio, favorecen a los camorreros de la política.

EL CAOS DEL ARBOLADO URBANO

En Chiapas, como en todo el país, los árboles y áreas verdes urbanas han sido un caos conceptual. Desde el punto de vista de la planeación urbana se han concebido desde la época de la Colonia como un elemento ornamental y con mero efecto estético. Esta visión del arbolado urbano ha dominado lamentablemente por siglos el desarrollo urbano en todas las ciudades del país. En ese sentido no importaría qué especies se utilicen, ni sus requerimientos nutrimentales, de agua ni los servicios ambientales que provea, sino solo si se ven lindos.
Con el pasar de las décadas y desde los años 90 ha crecido favorablemente el interés tanto de la ciencia como de los planificadores urbanos por el papel del arbolado y las áreas verdes urbanas en el bienestar, la salud y la proveeduría de los servicios ambientales como regulación de la temperatura, captura de carbono, reducción de ruido ambiental, producción de oxígeno, etc. Así se ha desarrollado la arboricultura urbana o silvicultura urbana.
La prevalencia de la visión esteticista de las áreas verdes y el arbolado urbano ha promovido que las ciudades del país sean un collage de árboles, arbustos y flores de todo el mundo, en detrimento muchas veces de la flora nativa y de la biodiversidad local.
Es conocido el caso del llamado “apóstol del árbol”, Don Miguel Ángel de Quevedo, que impulsó la reforestación en todo el país con árboles de Eucalipto (diversas especies del género Eucalyptus provenientes principalmente de Australia) y de Jacarandas (particularmente la Jacaranda mimosifolia, proveniente de Brasil y Paraguay). Con el tiempo estas especies y otras introducidas con fines estéticos o de reforestación se han distribuido por todas las grandes urbes del país, en detrimento de las especies nativas y locales con grandes posibilidades ornamentales.

LAS ÁREAS VERDES DE TUXTLA GUTIÉRREZ

La capital de Chiapas no ha estado exenta de las modas sexenales o trienales y su arbolado urbano es un crisol de árboles y plantas de todo el mundo. Podemos encontrar en las áreas verdes públicas y privadas árboles ajenos a México como la Jacaranda (de Brasil), el Almendro (Terminalia catappa , procedente de La india y la península Malaya), el Ficus (Ficus benjamina, proveniente del sureste de Asia y de Australia), el laurel de la India (Ficus microcarpa, proveniente de La India y sureste asiático), el Flamboyán (Delonyx regia, de Madagascar), el Mango (Mangifera indica, de la India y el sureste asiático), el Tamarindo (Tamarindus indica, de Africa), el Plátano o Banano (diversas especies del género Musa, provenientes de Filipinas, Indonesia y Vietnam), las Buganvilias (especies del género Bougainvillea, provenientes de Brasil). Incluso encontramos en algunos predios de Tuxtla algunos ejemplares de Araucaria (Araucaria araucana, originarias de la Patagonia Argentina y del sur de Chile). La anterior es solo una pequeña muestra de los cientos de especies ajenas a Chiapas y a México que se encuentran en las áreas verdes de la Capital del Estado. La lista es extensa pues faltan otros árboles, arbustos, flores ornamentales, pastos (los pastos para el ganado y las áreas jardinadas son exóticos a México), etc.
Existen también por supuesto algunos ejemplares de especies nativas que adornan las calles de Tuxtla en sus épocas de floración como la Primavera (Tabebuia donnel-smithii), el Matilisguate (Tabebuia rosea), la Pochota o Ceiba (Ceiba pethandra) y el Flor de mayo (Plumeria rubra). Hay muchos más.
Las áreas verdes de Tuxtla, específicamente las ocupadas por vegetación nativa y original, ha sido desplazada por décadas por el mobiliario urbano, casas, comercios, calles, etc al punto que se han perdido entre el 80 y 90% de las superficies naturales originales en la capital. Esta pérdida de vegetación natural ha generado diversos problemas como incremento de la temperatura, islas de calor, pérdida de fauna nativa, etc.
Ante esta situación es natural que los ciudadanos vean con preocupación la pérdida de árboles en una ciudad en la que lo que falta son árboles. No obstante si se trata de una sustitución de árboles exóticos por árboles nativos, que no sea una pérdida neta de servicios ambientales, sino un efecto equivalente o bien de ganancia del nuevo arbolado respecto de los viejos árboles exóticos eliminados, no veo la razón del descontento. De acuerdo con lo que se ha publicado, en la rotonda de la colonia Moctezuma se va a colocar una Pochota o Ceiba. Lo criticable es que el árbol que se va a plantar es de una talla aún muy pequeña y va a tardar unos 10 años para que pueda compensar los servicios ambientales perdidos por la eliminación de 10 Ficus. Más aun cuando ya es viable técnicamente el trasplante de ejemplares de mayor talla y porte.

¿QUÉ DICE LA NORMATIVIDAD DE ÁREAS VERDES DE TUXTLA GUTIÉRREZ?

Adicionalmente habría que estar pendientes de que se haya cumplido y se cumpla aun lo que se establece en el Reglamento de Áreas verdes y arborización para el municipio de Tuxtla Gutiérrez, publicado por el Ayuntamiento el 9 de junio de 2017:
“Artículo 28.- Para el desrrame y/o Derribo de árboles, se requerirá permiso expreso de la Secretaría y procederá cuando:
I.- Cuando sus raíces o ramas se considere que sea un riesgo para la integridad física de las personas o ponga en riesgo bienes materiales, para lo cual emitirá el dictamen o autorización tácita;
II.- Concluya su turno fisiológico;
III.- Atente por su especie contra la integridad de las especies endémicas, nativas o propicie la contaminación biológica; y
IV.- Se considere no viable su Trasplante o Reubicación.”
Habría que revisar si efectivamente se cumplieron las causales que señala el Artículo 28, específicamente la fracción I en el que se justifique plenamente que los árboles de la rotonda ponían en riesgo la integridad física de las personas o se ponía en riesgo sus bienes.
De cualquier modo bienvenido el interés ciudadano por el cuidado de sus áreas verdes y su arbolado urbano. Promovamos la sustitución ordenada y planificada de los árboles y plantas exóticas por ejemplares nativos que cumplan con los requerimientos ambientales, de espacio y estéticos para hacer de Tuxtla Gutiérrez un ejemplo a nivel nacional en el manejo de sus áreas verdes para beneficio de sus habitantes.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tu contacto con la naturaleza

Premio Nacional de Periodismo Ambiental PNUMA

Premio Estatal de Medio Ambiente 2012

Premio de la Conservación de la Naturaleza

Premio Estatal del Medio Ambiente

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Museo de Zoología

COBACH

Info Negocios

Login

Bienvenidos a Biosfera 10