¿Cuántos planetas necesitamos?

Amado Ríos Valdez                                                              

Planteada así parece una pregunta ilógica. Si solo tenemos un planeta. Sin embargo los seres humanos consumimos como si tuviéramos más planetas disponibles. No somos conscientes de los límites biofísicos de nuestro hogar.
Cada año el consumo acelerado de una población mundial que hoy rebasa los 7 mil millones de personas, agota los limitados recursos con que cuenta el planeta, específicamente los recursos que nos son necesarios para vivir. Pero al agotar irresponsablemente estos recursos, impactamos de forma indirecta a otras especies y sus posibilidades de supervivencia en el largo plazo, llevándolas a la extinción o casi.
Al día de hoy este modelo consumista genera que necesitemos cada año 1.7 planetas para cubrir nuestras necesidades. Esto quiere decir que vivimos de prestado. Agotamos el agua dulce, los suelos, los océanos, la flora, la fauna, los bosques, más allá de sus posibilidades naturales de restauración. Dicho de otro modo, este año el primero de agosto habremos vivido de los intereses que genera el capital natural, pero del 2 de agosto al 31 de diciembre estaremos viviendo del consumo de la base del capital, con lo que es obvio que cada vez tendremos menos capital natural del cual echar mano.
Esta fecha en la cual se rebasa el límite del capital natural se ha ido acortando cada vez más dramáticamente: en 1970 era el 29 de diciembre; en en 1980 era el 3 de noviembre; en 1990 fue el 11 de octubre; en el año 2000 fue el 23 de septiembre; en el 2010 fue el 8 de agosto y finalmente este año será el 1 de agosto.
Pero no todos los países consumen igual y dentro de cada país no todas sus regiones consumen igual. Si todos vivieran como el estadounidense promedio, necesitaríamos 5 Tierras. El promedio de Rusia, 3.3 Tierras. Y el promedio brasileño, 1.8 Tierras. Tomaría 8.5 Corea del Sur para apoyar la huella ecológica de los surcoreanos. Se necesitarían 4 Reinos Unidos para satisfacer la demanda de recursos naturales de los residentes del Reino Unido. ¿Cuál es la fecha del límite de recursos para México? Es el 29 de agosto. Todos estos datos y estudios los realiza la organización Global Footprint Network (Advancing the Science of Sustainability).

LÍMITES ECOLÓGICOS DE LA TIERRA

Mientras crecen las economías, las poblaciones y las demandas de recursos, el tamaño de la Tierra sigue siendo el mismo. Desde la década de 1970, cuando el exceso ecológico global se hizo realidad, hemos estado utilizando más recursos naturales renovables de los que nuestro planeta puede regenerar. Esto es similar a extraer el principio de la biosfera en lugar de vivir de su interés anual. Para respaldar nuestras demandas sobre la naturaleza, hemos estado liquidando reservas de recursos y permitiendo que el dióxido de carbono se acumule en la atmósfera. El exceso ecológico solo es posible por un tiempo limitado antes de que los ecosistemas comiencen a degradarse y posiblemente colapsar. Los impactos del gasto ecológico excesivo ya son evidentes en la erosión del suelo, la desertificación, la productividad reducida de las tierras de cultivo, el pastoreo excesivo, la deforestación, la rápida extinción de especies, el colapso de la pesca y el aumento de la concentración de carbono en la atmósfera. Las limitaciones de capital natural también representan una amenaza para el desempeño económico y la estabilidad económica.

¿CÓMO SE CALCULA EL DÍA DEL REBASE ECOLÓGICO DE LA TIERRA?

Cada año Global Footprint Network calcula el número de días de ese año que la biocapacidad de la Tierra es suficiente para proporcionar la Huella Ecológica de la humanidad. El resto del año corresponde al rebase global. Este día del rebase global se calcula dividiendo la biocapacidad del planeta (la cantidad de recursos ecológicos que la Tierra puede generar ese año) por la Huella Ecológica de la humanidad (la demanda de la humanidad para ese año). Esta relación se multiplica por 365 para obtener la fecha en que se alcanza el Día de sobrecarga de la Tierra: Bio capacidad del Planeta / Huella Ecológica de la Humanidad) x 365 = Día de Sobregiro de la Tierra.

LA HUELLA DE CARBONO, EL CAMBIO CLIMÁTICO Y EL ACUERDO DE PARÍS

Un componente principal de la Huella ecológica es la Huella de carbono, que representa el área de tierra requerida para secuestrar las emisiones de dióxido de carbono de la quema de combustibles fósiles y la producción.
Hoy, la huella de carbono representa el 60% de la huella ecológica total de la humanidad. También es la parte de más rápido crecimiento de la huella ecológica. Hace cien años, la Huella de carbono era una fracción muy pequeña de la Huella ecológica general. Desde 1970, nuestra Huella de carbono total se ha más que duplicado (en hectáreas globales totales).
La huella de carbono de la humanidad es el principal impulsor del cambio climático, que es el resultado más generalizado, junto con la pérdida de biodiversidad, de nuestro gasto ecológico excesivo. Debido a que estamos emitiendo dióxido de carbono en el aire a un ritmo mucho más rápido de lo que puede ser absorbido, se está acumulando en la atmósfera y el océano. Por lo tanto, reducir significativamente la huella de carbono es un paso esencial no solo para acabar con el exceso ecológico y vivir dentro de los medios de nuestro planeta, sino también para mitigar el cambio climático.
Afortunadamente, el acuerdo climático que fue adoptado en la Conferencia de las Partes (COP) 21 de las Naciones Unidas en el 2016 potencialmente abrió el camino. Mandata el mantenimiento del calentamiento global dentro de los 2 grados Celsius sobre los niveles de la Revolución preindustrial. Este objetivo compartido requerirá que las naciones implementen políticas para eliminar completamente los combustibles fósiles para el año 2050.

POBLACIÓN Y CONSUMO

El rebasamiento se basa en cuatro factores clave: 1) cuánto consumimos, 2) qué tan eficientemente se fabrican los productos, 3) cuántos de nosotros hay, y 4) cuánto pueden producir los ecosistemas de la naturaleza. La tecnología y los insumos más intensivos han ayudado a expandir la productividad biológica a lo largo de los años, pero esa expansión no se ha aproximado a mantener el ritmo al que la población y la demanda de recursos se han expandido.
Los datos de Global Footprint Network muestran que tanto la población mundial como el consumo están aumentando. Una mayor demanda per cápita deja un grupo más pequeño de recursos para todos. Las poblaciones más grandes significan que los recursos finitos deben dividirse entre más personas. Cualesquiera que sean los factores, consumo o población, la humanidad simplemente está exigiendo más de lo que la Tierra puede proporcionar. Este uso excesivo no se puede mantener por mucho tiempo.
Si continuamos en el curso estimado según las proyecciones moderadas de las Naciones Unidas para aumentar la población y el consumo, los datos de la Red de Huella Global muestran que necesitaríamos la capacidad de dos planetas para mantener nuestro nivel de demanda para 2030. Si estos niveles continuos de uso excesivo son físicamente posibles es altamente incierto. Mantenerse en este curso pondría en mayor riesgo el bienestar de muchos de los residentes del planeta y no estamos a hablando solo de la especie humana.
Como en muchos casos, la inactiva personal y familiar es el comienzo para enfrentar problemas globales, por supuesto sin menoscabo de las acciones que realicen los gobiernos en cualquier nivel y en cualquier lugar. Estamos a tiempo todavía, pero no por mucho.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.