* Sin contaminación por plásticos

Amado Ríos Valdez

Como cada año desde 1974, este 5 de junio se celebrará el Día Mundial del Medio Ambiente. En esta oportunidad la Organización de las Naciones Unidas nos convoca a reflexionar y actuar sobre el tema de la contaminación por plásticos en todo el mundo y en especial la contaminación en los océanos.

Datos de la contaminación por plásticos

Cada año, el mundo usa 500 mil millones de bolsas de plástico
Cada año, al menos 8 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos, el equivalente a la descarga de un camión de basura cada minuto.
En la última década, producimos más plástico que en todo el siglo pasado.
50% del plástico que usamos es de un solo uso o desechable.
Compramos 1 millón de botellas de plástico por minuto.
El plástico constituye el 10% de todos los residuos que generamos.
Cada año en México, una familia consume 650 bolsas de plástico y luego las tira; sin contar otras formas de consumo del mismo material a través de las bebidas en botellas de plástico, alimentos embalados o productos de limpieza en envases plásticos.
El consumo anual en México de productos de unicel asciende a 125 mil toneladas.
México consume 800 mil toneladas de plástico al año.
México es el segundo lugar mundial en consumo de PET como envase para refrescos y el primer lugar mundial en consumo de PET como envase para agua potable.

El Día Mundial del Medio Ambiente este año se hace un llamamiento a la población de todo el mundo en favor de un planeta “Sin contaminación por plásticos”. El objetivo es generar conciencia sobre la necesidad de reducir la cantidad de plástico que se vierte en nuestros océanos. La celebración de este día pretende hacernos conscientes de que nosotros mismos podemos cambiar hábitos en nuestro día a día para reducir la pesada carga de la contaminación de los plásticos en nuestra naturaleza, en nuestra vida silvestre y sobre nuestra propia salud. Si bien es cierto que el plástico tiene diversos usos muy valiosos, dependemos demasiado del plástico de un solo uso o desechable y eso tiene graves consecuencias medioambientales.

¿Cómo llegamos a usar tanto plástico?

Las bolsas de plástico eran una rara novedad en 1970, pero ahora son un producto omnipresente en todo el mundo. Se fabrican un billón de bolsas cada año y después llegan hasta las profundidades más oscuras de los océanos, la cima del Monte Everest o hasta los casquetes polares, y han creado grandes desastres ambientales. ¿Cómo ha pasado?
1933 – El polietileno, el plástico más comúnmente utilizado, se crea por accidente en una planta química en Northwich, Inglaterra. Aunque se habían creado antes pequeños lotes del producto, esta fue la primera combinación del material que era, industrialmente, práctica y fue utilizada inicialmente en secreto por los militares británicos durante la Segunda Guerra Mundial.
1965 – La bolsa de polietileno de una sola pieza es patentada por la empresa sueca Celloplast. Diseñada por el ingeniero Sten Gustaf Thulin, la bolsa de plástico comienza a reemplazar rápidamente la tela en Europa.
1979 – Las bolsas de plástico salen al resto del mundo y son introducidas de manera generalizada en Estados Unidos, después de tener ya el 80% del control del mercado de bolsas en Europa. Las empresas de plástico comienzan, agresivamente, a comercializar su producto, que presentan como algo superior al papel y a las bolsas reutilizables.
1982 – Safeway y Kroger, dos de las cadenas de supermercados más grandes de Estados Unidos, cambian a bolsas de plástico. Muchas otras tiendas siguen su ejemplo y hacia finales de la década, las bolsas de plástico casi remplazaban al papel en todo el mundo.
1997 – El navegante e investigador Charles Moore descubre la «gran mancha de basura del Pacífico», ubicada en uno de los mayores vórtices del mundo, producido por las corrientes marinas, donde se habían acumulado inmensas cantidades de desechos de plástico que amenazaban la vida marina. Las bolsas de plástico son especialmente conocidas por matar tortugas marinas, que las confunden con medusas y se las comen.
2002 – Bangladesh es el primer país del mundo en prohibir las bolsas de plástico finas, después de que se descubriera que desempeñaban un papel clave en la obstrucción de los sistemas de drenaje durante las grandes inundaciones. Otros países siguen su ejemplo y empiezan a hacer lo mismo.
2011 – Un millón de bolsas plásticas se consume cada minuto en el mundo.
2018 – Un planeta “SinContaminación por plásticos” es elegido como el tema del Día Mundial del Medio Ambiente 2018, cuya celebración principal será organizada por India. Las empresas y los gobiernos de todo el mundo continúan anunciando compromisos para abordar la amenaza de los desechos plásticos para el medio ambiente y en especial para la vida marina.

El Día Mundial del Medio Ambiente propone influir en cuatro áreas

Reducir los plásticos de un solo uso. 50% de los plásticos de consumo están diseñados para usarse una sola vez, de modo que proporcionen una comodidad momentánea antes de ser desechados. Eliminar los plásticos de un solo uso, tanto de las cadenas de diseño como de nuestros hábitos de consumo, es un primer paso crucial para vencer la contaminación por plásticos.
Mejorar la gestión de residuos. Cerca de un tercio de los plásticos que utilizamos no son captados nuestros sistemas de recolección. Una vez en el medio ambiente, los plásticos no desaparecen, simplemente se vuelven cada vez más pequeños, duran un siglo o más y es así como ingresan a nuestra cadena alimentaria. Los esquemas de gestión y reciclaje de desechos son esenciales para una nueva economía del plástico.
Erradicar los microplásticos. Estudios recientes muestran que más de 90% del agua embotellada y 83% del agua del grifo contienen microplásticos. Nadie está seguro de lo que eso significa para la salud humana, pero cantidades crecientes están apareciendo en nuestra sangre, estómagos y pulmones con una regularidad cada vez mayor.
Promover la investigación de alternativas. Las soluciones alternativas a los plásticos a base de petróleo son limitadas y difíciles de expandir masivamente. Se necesita más investigación para hacer que las alternativas al plástico sean sostenibles y económicamente viables, así como disponibles para todos los consumidores.
¿Y en México?
En México algunas ciudades han comenzado a legislar sobre la prohibición o reducción del uso de bolsas de plástico y el PET, sin embargo la regulación es aún tímida y con muy poca difusión entre la población en general. En la Ciudad de México se modificó la Ley de Residuos Sólidos para que los supermercados promuevan el uso de bolsas reciclables y que cobren las bolsas de plástico. En el país estamos en un momento muy importante y es una coyuntura especial para promover y actuar en el impulso de las políticas públicas que erradiquen los plásticos de nuestra cotidianidad y que así contribuyamos a la sostenibilidad de la vida en nuestro planeta.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.