Get Adobe Flash player

Reconocimientos

Semblanza

Una Mirada...

Unicach Radio

Contador de Visitas

941905
Hoy
Ayer
Esta Semana
Sem. Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Diario
78
631
2025
398198
7172
11964
941905

Noticias

ECOLOGIA HUMANA: Ciudades sustentables, ciudades felices

 

Ciudades sustentables, ciudades felices

Por Amado Ríos Valdez                                                        

México es actualmente un país mayoritariamente urbano. La población urbana en México ha tenido una acelerada tasa de crecimiento. Mientras que en 1990 en las ciudades habitaban 1.4 millones de habitantes, lo que representaba el 10.4% de la población del país (14 millones de habitantes), en el año 2000 habitaban 66.6 millones de personas en una demarcación urbana, lo que representaba el 63.3% del total nacional y para el año 2010 el INEGI contabilizó 78% de la población del país viviendo en un entorno urbano, es decir, casi 94 millones de personas. Además del crecimiento vertiginoso de la población urbana, hay que considerar la concentración en poco espacio, es decir la densidad, pues mientras en estados como Chihuahua la densidad es de 14 habitantes por kilometro2, en la Ciudad de México habitan ¡¡5,967 personas por kilómetro2!!, esto es, que a cada habitante de la Ciudad de México le toca un espacio vital de 167 metros2, una locura.
La densidad media nacional es de 61 habitantes por km2 y lo estados con mayor densidad son, después de la Ciudad de México, el Estado de México (724 hab/km2), Morelos (390 hab/km2), Tlaxcala (318 hab/km2) y Aguascalientes (234 hab/km2). Chiapas, aunque es todavía un estado mayoritariamente rural (51%), su densidad de población (71 hab/km2) está por encima de la media nacional y se incrementa de manera dramática. De acuerdo con el Conteo de Población del INEGI, Chiapas tenía en el 2015, 5,217,908 habitantes, esto implica que la población que habita en localidades urbanas es de 2,556,775 personas y los municipios con mayor número de habitantes son: Tuxtla Gutiérrez (600 mil), Tapachula (348 mil), San Cristóbal de las Casas (209 mil), Ocosingo (218 mil) y Comitán (153 mil).
El crecimiento urbano ha sido acelerado y desordenado. Con mayor frecuencia de la deseada, la planificación urbana ha ido a detrás de la ocupación del territorio, con lo que le ha tocado más bien paliar los efectos negativos de éste. Este mismo crecimiento explosivo ha generado múltiples problemas ambientales, sociales y económicos que se resumen en un concepto: mala calidad de vida.
La urbanización se ha desarrollado sobre la ocupación caótica de espacios naturales, muchas veces inviables para soportar grandes conglomerados humanos, como caso más conspicuo está sin duda la Ciudad de México, que se construyó sobre un lago, en terrenos pantanosos y que mientras albergó a los aztecas tuvo un impacto ambiental que permitía la adaptación y la resistencia(se estima que vivámoslo entre 100 mil y 300 mil); hoy en día la llamada Megalópolis, que es la zona metropolitana de la Ciudad de México, alberga casi 22 millones de personas (solo 8.8 millones de personas habitan oficialmente en la CDMX). La exagerada concentración de población ha implicado que sus impactos ambientales hayan rebasado con mucho su espacio territorial oficial y que hoy, y desde hace 70 años, sus descargas de aguas residuales se vayan hasta el estado de Hidalgo; que sus residuos sólidos (basura) se transporte y deposite todos los días en el Estado de México, que la contaminación atmosférica de los casi 5 millones de autos que circulan diariamente por sus calles llegue a los estados vecinos del Estado de México, Morelos, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala.
Este impacto ambiental negativo también ha ocurrido en lo que respecta a su consumo, en primer lugar de su propio territorio. La CDMX crece sobre la ocupación de sus escasos y muy deteriorados espacios naturales y de sus estados vecinos. El consumo descomunal del agua potable se lleva de sitios cada vez más lejanos, hoy del Sistema Cutzamala, que está en el Estado de México pero concentra el agua dulce disponible de algunas regiones de Michoacán y el Estado de México, así como del Sistema Lerma. Solo para realizar el bombeo del agua desde su origen hasta la Ciudad de México se consumen cada hora 2.28 millones de kilowatts, esto es equivalente al consumo de la Ciudad de Puebla.
Del mismo modo podemos señalar que ocurre con el consumo de alimentos ( cada vez más y de más lejos, los que implica mayor contaminación en su transporte e impactos negativos en las tierras de cultivo y ganado, plantas industriales, etc), con el consumo de energía eléctrica ya que la Megalópolis es la región del país con mayor consumo de energía y a su vez la que más desperdicia (25%). El consumo de energía es un claro ejemplo de sustentabilidad cero pues la CDMX no produce un solo Kilowatt de los que consume.
La habitabilidad y la calidad de vida en las zonas urbanas están ligadas también a su transporte (en la CDMX una persona ocupa en promedio entre 2.5 y 3 horas para transportarse diariamente de su casa a su trabajo o escuela y viceversa) y a sus áreas verdes, parques y jardines. La Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de entre 10 y 15 metros2 por habitante de áreas verdes, en la CDMX cada habitante tiene en promedio 1.94 metros2.
Estos mismos problemas los vemos en el crecimiento caótico de las principales ciudades de Chiapas: Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, San Cristobal, Palenque, Comitán, entre otras. Por supuesto sus impactos negativos son en una escala menor a los de la CDMX, pero son los mismos, lo que anticipa que debe actuarse con urgencia y responsabilidad. Ciudades como San Cristobal y Tuxtla Gutiérrez ya presentan problemas para el abastecimiento de agua potable y de inundaciones en temporada de lluvias. En todas las ciudades mencionadas arriba se insiste en crecer y ocupar terrenos con grandes riesgos de inundaciones y deslaves, además de crecer sobre sus escasas y deterioradas áreas verdes, contribuyendo con ello a disminuir drásticamente la calidad de vida de sus habitantes.
Para poder pensar en y planificar un futuro de ciudades sostenibles ( y felices), lo primero es establecer con claridad y sin rodeos el principio de límites. Los entornos urbanos no pueden crecer al infinito, debe establecerse un límite en función de su capacidad de carga para albergar una población que tenga una calidad de vida por encima del Índice de Desarrollo Humano de la ONU.
En segundo término debe establecerse una distribución territorial que respete irrestrictamente las zonas de riesgo por inundaciones, deslaves, condiciones del suelo, sismicidad, fracturas y agrietamientos en el subsuelo y el clima. Siempre es más barato y humano prevenir.
Las áreas verde urbanas son vitales para el desarrollo y bienestar humano. Existen numerosos estudios que establecen una relación directa entre la salud mental y la reducción del estrés con el mayor número de árboles en el entorno urbano. El arbolado urbano ayuda a disminuir el estrés, el ruido y la contaminación atmosférica (solo en Londres los árboles eliminan 2.4 millones de toneladas de contaminación atmosférica al año).
Es fundamental también incrementar y tener un eficiente transporte público. El transporte es el mayor generador de contaminación atmosférica y ésta está relacionada con múltiples problemas de salud de los habitantes citadinos. Un transporte público eficiente, limpio, seguro, accesible, suficiente y movilizado con energías limpias es el propósito deseable para reducir el tráfico, el ruido, el estrés, la contaminación atmosférica, mejorar la sociabilidad y la productividad.
Una ciudad sustentable debiera posibilitar una mejor calidad de vida y personas más felices.
Para promover la sustentabilidad urbana la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), publicó recientemente el libro “Lineamientos hacia la sustentabilidad urbana”, el cual puede ser leído y descargado gratuitamente en la siguiente dirección electrónica:
https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/31912/sustentabilidad_urbana.pdf
Hasta la próxima semana en este espacio de Ecología Humana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tu contacto con la naturaleza

Premio Nacional de Periodismo Ambiental PNUMA

Premio Estatal de Medio Ambiente 2012

Premio de la Conservación de la Naturaleza

Premio Estatal del Medio Ambiente

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Museo de Zoología

SEMARNAT

Info Negocios

Asiger

Login

Bienvenidos a Biosfera 10